Después de 50 años, Darío Rodríguez se retiró del arbitraje

Después de 50 años, Darío Rodríguez se retiró del arbitraje

En la jornada del martes el paranaense Darío Rodríguez dirigió su último encuentro como árbitros después de una extensa trayectoria de 50 años. La despedida se dio en el marco del encuentro correspondiente entre Echagüe “A” y Unión de Crespo por la Copa de Plata de Primera División de la Asociación Paranaense de Básquet Femenino (APBF).

La Federación de Básquet de Entre Ríos y la Comisión Técnica de Comisionados y Árbitros de la FBER felicita a Rodríguez por tuvo su brillante recorrido en el arbitraje y por haber sido uno de los mejores jueces que dio la Liga Nacional de Básquet a lo largo de su historia.

 

UNA CARRERA INOLVIDABLE

Rodríguez empezó la actividad arbitral a mediados de 1971 cuando alternaba como jugador y arbitraba en juegos y torneos amistosos en el Club Universitario de Paraná. El 13 de abril de 1972 estuvo al frente de su primer partido oficial de la Asociación Paranaense (APB) en la cancha abierta del Recreativo Bochas Club en un duelo entre el local y el Atlético Echagüe Club en la categoría KDT Menor.

Luego de sumar experiencia durante tres años obtuvo las licencias de la APB y de la Federación Entrerriana (FBER) por lo cual durante este periodo participó en innumerables Campeonatos Entrerrianos. Ya en el año 1983 obtuvo la licencia de Juez Nacional de la Confederación Argentina (CABB) y participó en 17 Campeonatos Argentinos distintas categorías en ambas ramas.

En la continuidad de su carrera, en 1985, recibió la graduación de Juez Internacional FIBA en San Pablo. De esta manera representó el país en gran cantidad de competencias a nivel internacional tales como cuatro Campeonatos Mundiales, un Torneo Preolímpico, nueve Torneos Sudamericanos, cuatro temporadas en la Liga Sudamericana de Clubes y una temporada en la Liga de Basket de Brasil.

Además el paranaense durante 20 temporadas fue parte del cuerpo arbitral de la Liga Nacional de la Asociación de Clubes: Dirigió su último partido de elite a finales de 2005 y como su trayectoria lo amerita, se despidió en un encuentro trascendente, nada menos que en la Final de la Copa Argentina que disputaron Boca y River.