Triunfo en el debut de los chicos en el Argentino U17

Triunfo en el debut de los chicos en el Argentino U17

Se puso en marcha el Campeonato Argentino U17 Masculino 2019 y el Seleccionado de Entre Ríos abrió el certamen con un gran triunfo 88-68 ante Tucumán en el Estadio «Viejo Ramírez» de Neuquén del Club Pacífico.

El máximo anotador fue Arik Levin, autor de 21 puntos (10/13 dobles), escoltado por Mateo Díaz que fue determinante con 17 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias. En el elenco tucumano sobresalió Gonzalo Alonso, que sumó 23 unidades.

En el amanecer del Argentino U17 masculino, se enfrentaron dos tradicionales de nuestro básquetbol en el Chulo Riveros de Pacífico de Neuquén. Entre Ríos comenzó tan intenso como lo caracteriza a cada equipo de Nicolás Giorello, y con tres robos en primera línea pudieron correr la cancha y anotar sin oposición. Luego del tiempo muerto tucumano, los del noroeste reaccionaron impulsados por la capacidad de liderazgo de Tomás Allende y el talento individual Gonzalo Alonso (que no capitalizó todo lo que generó porque estuvo impreciso desde la línea de libres), aunque se pusieron en partido, un mal cierre de parcial en el que se lució Mateo Díaz, los mesopotámicos lograron irse arriba tras los primeros diez.

En el segundo chico, Entre Ríos amenazó con dispararse, en un inicio que tuvo a Giacone en gran nivel (dos triples y un doble tras rebote ofensivo). Tucumán, defendiendo, no permitiendo segundas oportunidades (Allende 12 rebotes), con menos elaboración que su rival pero con verticalidad para romper la primera línea y atacar el cesto, no sólo se acercó al conjunto tricolor, sino que además logró igualar las acciones yendo reiteradamente a la línea. En los últimos veinte segundos, un doble, un robo y otra bandeja, hicieron que Entre Ríos se marche al descanso largo ganando 45-40.

El segundo tiempo se abrió con un cimbronazo para Tucumán: Tomás Allende, su figura, fue descalificado después de una falta técnica (Ya tenía una antideportiva). Desde allí en adelante, el partido se quebró a favor del cuadro entrerriano. A partir de una defensa asfixiante que no permitió tiros cómodos, pudo correr la cancha y le sacó total provecho a los ataques rápidos. En un pestañeo se escapó y entró ganando por 13 al cuarto final, el cual se jugó por mero formalismo.

Entre Ríos se dio el gusto de guardar a sus figuras de cara a una semana cargada de partidos que parece tenerlo como firme candidato al título. Tucumán, que jugó 25 minutos en gran nivel, abusó del tiro externo sin éxito, presentó bandera blanca y el partido culminó con un amplio 88-68 para los mesopotámicos.